EDUCACIÓN INTERCULTURAL ANTIRRACISTA

El Grupo Eleuterio Quintanilla



Eleuterio Quintanilla se constituyó en el año 1994 en Asturias con el propósito de dar respuesta a un desafío profesional: la llegada a nuestros centros educativos de jóvenes inmigrantes a los que deseábamos ofrecer una acogida y enseñanza adecuadas a sus necesidades, como primer paso de un proceso de integración de largo alcance, basado en una educación intercultural y antirracista, en el que todas las instituciones y la sociedad en general deberían implicarse.

La falta de formación y de experiencia en ese campo motivó a un grupo de profesoras y profesores a iniciar una reflexión que continúa en nuestros días, pues estamos lejos aún de haber resuelto las incógnitas que nos plantea una realidad plural y compleja (el aprendizaje de la lengua vehicular, el acceso al currículum escolar o los contenidos culturales…) no exenta, muchas veces. de un ideario nacionalista o de prejuicios y estereotipos hacia los otros, los grupos carentes de poder; cuando no se les ignora e invisibiliza sin más.

Esta labor entusiasta, derivada de una imperiosa necesidad de intervenir en nuestra práctica cotidiana comprendiendo intelectualmente lo que hacemos con una perspectiva crítica, ha resultado sumamente enriquecedora y fecunda. Fruto de ella es una serie de investigaciones y trabajos que constituyen un material de referencia en el desarrollo de la Educación Intercultural en el Estado español.

El colectivo

El Grupo Eleuterio Quintanilla está formado por profesoras y profesores de Educación Infantil, Primaria, Secundaria y Adultos.

La denominación “Eleuterio Quintanilla” surgió desde su origen con una intención memorialista. Quería rendir homenaje a un maestro gijonés, republicano, anarquista, director de la Escuela Neutra y exiliado en Francia, donde murió en los años setenta. Pero, lejos de vincularnos con ello a la escuela racionalista del primer tercio del siglo XX, o de suscribir el ideario ácrata, nuestra pretensión iba mucho más allá. Se trataba de recordar a quienes en el pasado albergaron la esperanza de un mundo más justo e igualitario, a aquellas decenas de miles de españoles republicanos arrojados al exilio y que, además de la amargura de la derrota, fueron víctimas del olvido en un país enfermo de amnesia. A la recuperación de su memoria apuntábamos cuando pusimos nombre al Grupo.

Nos consideramos parte de un movimiento de perfiles muy variados que suele etiquetarse como pensamiento crítico y que conoció en el pasado otras singladuras y denominaciones.

Con algún que otro cambio, que a veces ha impuesto la fatalidad que dolorosamente acompaña la vida humana, el grupo mantiene un núcleo inicial al que han ido incorporándose paulatinamente compañeros y compañeras interesados en los temas objeto de estudio. En todos los trabajos del Grupo se deja constancia nominal de la autoría siguiendo un criterio de citación alfabética.

Las personas que forman parte del Grupo no perciben remuneración alguna por las actividades desarrolladas. Los ingresos generados por publicaciones, conferencias, cursos... forman parte del patrimonio del Grupo y permiten hacer frente a los gastos generados en su funcionamiento y a colaborar con actividades solidarias.

Una concepción de la Educación Intercultural: el antirracismo.

Somos abiertamente partidarios del ideario de la Educación Intercultural Antirracista. Defendemos la aceptación de una diversidad que enriquece toda sociedad y trabajamos por la superación de aquellos rasgos diferenciadores que limitan las aspiraciones de igualdad entre los seres humanos. Más allá del trabajo escolar, nos identificamos con todas las personas y grupos que albergan esperanzas transformadoras y aspiran a una mayor justicia entre los seres humanos.

Un método de trabajo

El trabajo desarrollado por el Grupo Eleuterio Quintanilla intenta dar respuesta a las carencias descubiertas en nuestra práctica educativa y a las limitaciones e insatisfacciones que la misma nos procura. Son las necesidades detectadas por la realidad vivida en las aulas las que animan un trabajo que se construye con varios elementos.

Por un lado, la reflexión teórica sobre el problema detectado. Reflexión teórica que concebimos como camino, no como un fin. Es decir, se trata de ir iluminando el problema planteado y sus respuestas posibles, pero evitando que la teoría se convierta en un diletantismo que termina por ensombrecer la realidad y la intervención. Fieles a la consideración de que no hay nada más práctico que una buena teoría nos aplicamos a estudiar qué se ha pensado con anterioridad y qué cabe pensar a la luz de la pedagogía intercultural.

Y puesto que los docentes no trabajamos sólo con teorías sino que necesitamos guías para la acción, también es objeto de reflexión la utilización de materiales existentes que, en ocasiones, requieren nuevas elaboraciones.

Es cierto que la senda que diferencia uno y otro aspecto es con frecuencia difusa e intrincada, dando lugar a replanteamientos constantes, a avances y retrocesos que no son sino sucesivos acercamientos al tema.

Un aspecto crucial de nuestro método de trabajo consiste en centrar tanto el estudio teórico como la reflexión sobre la práctica, en un amplio conocimiento de lo que podríamos denominar la cultura escolar, y más en concreto, la que se expresa en los manuales escolares, las rutinas profesionales que organizan la práctica educativa y los conocimientos, actitudes y valores que sobre el asunto evidencian alumnos y alumnas.

El análisis de los libros de texto, principal invariante pedagógica, principal material de uso escolar, resumen de lo que la sociedad entiende como digno de ser enseñando, ha sido crucial a la hora de determinar el horizonte innovador de algunos de nuestros trabajos. Los manuales han sido objeto de investigación mediante el análisis crítico de textos, tanto en los contenidos de la prosa didáctica como en los modelos de aprendizaje subyacentes en actividades y ejercicios; así como de las imágenes que amplían los contenidos, para ilustrarlos o como mera decoración. Hemos concebido nuestro trabajo también como un desafío a las rutinas profesionales, afanándonos por mostrar en la práctica que el ejercicio reflexivo de la profesión y el trabajo en equipo no son utopías, sino caminos posibles de transitar con satisfacción.

El Grupo Eleuterio Quintanilla está compuesto, en la actualidad, por los siguientes profesores y profesoras:

El Grupo Eleuterio Quintanilla forma parte de la Sección de educación del Ateneo Obrero de Gijón (Asturies).

IN MEMORIAM

Grupo Eleuterio Quintanilla
Ateneo Obrero de Gijón

Calle Covadonga 7 - 1º Izda.
33201 Gijón - Asturias
Tel.: 985 34 03 95